¿Quedamos a tomar café?

Yo me dispongo a tomarme algún que otro cafetito mientras tecleo, intentando pensar con cada sorbo y escribir entre uno y otro disfrutando de un momento especial en el que pueda volcar ideas, opiniones, sobre libros, música, imágenes, dar rienda suelta a algún que otro desvarío, desahogar algún grito, espero que también algo de humor, a través de esta gran ventana virtual.

Abierta queda. Si alguien quiere tomarse un café conmigo bienvenido sea.

domingo, 10 de enero de 2016

Chincheta con fotos: Morir en la playa


El otoño pasó suave, casi de puntillas, como sin querer pasar. Y sin embargo, su benevolencia no mejoró nuestro destino.

Aquí estoy hoy, de ayer ya no me acuerdo y mañana ¿quien sabe?

Expuesta siempre al capricho del azar, hoy arrumbada en este infinito desierto de arena, agradezco el sol que sin rendirse a la tiranía del calendario, calienta mis ateridos nervios.

Mañana quizá, pobres de nosotras, semienterradas en esta húmeda playa sólo podremos esperar a la fría ola que nos arrastre definitivamente a un fondo sin luz.




No hay escapatoria posible, nada puede hacerse para que la muerte no te alcance. Y una vez que has caído del árbol que te sostenía y alimentaba de nada sirve llorar por lo perdido, sólo queda dejarse llevar por el viento.



Durante un tiempo puede incluso ser divertido. Bailar y bailar, vueltas rápidas y vueltas lentas, subir y bajar, mirar debajo de las faldas, prenderse en un pelo rebelde, escapar a toda velocidad de unos pies crueles en su indiferencia. Aún tienes fuerzas, aun tienes flexibilidad y reflejos, aún sientes curiosidad por lo que se esconde tras esa esquina.


Pero poco a poco te quedas sin fuerzas, sin curiosidad y sin reflejos. Y duele cada vuelo y cada golpe y temes cada sombra que te acecha.                        Y esperas...


Una playa no es el peor sitio en el que acabar tirada, la arena te acuna, el sol llega sin obstáculos y pocos pies la transitan en estas fechas. A veces las olas son dulces contigo, a veces...

Y un día... el otoño se fue sin despedirse, y el invierno que remoloneaba indeciso se sacude la melena y nos enseña los dientes.
...y a nosotras ya no nos queda otro anhelo que dejar de ser, que desintegrarnos o fundirnos con la tierra, con el aire, con el agua:
                                          ¡Mar, ven y llévame contigo!



12 comentarios:

  1. Me quedo sin palabras ante tanta belleza de letras.
    Gracias.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Realmente bellas las fotografias de las hojas en la playa, ahora desierta, para tranquilidad de sus últimos momentos. Tus letras sin duda algunas son bellas y transmiten un mensaje que todos nos hemos de aplicar.
    Cuidate mucho, besotesssssssssssss

    ResponderEliminar
  3. Es difícil dejar ir lo que se quiere y tambien irnos cuando dejamos atras lo que queremos; pero llegada la hora, es lo que hay. Escribes con bonitas palabras como afronta tu hoja su periplo por la nueva etapa que la naturaleza nos tiene a todos esperando :)

    Bss.

    ResponderEliminar
  4. Unas fotos preciosas de verdad. Acompañadas por una poesía con ecos a la vez melancólicos y tiernos.
    No es mal lugar la playa para dejar morir las hojas cuyo mensaje se ha borrado.
    Y también un buen lugar para oxigenarse e inspirarse para que salgan nuevas hojas de primavera.
    Vuelves más Jara que nunca y me alegra tu vuelta. :))
    Abrazo de sierra soleada :))

    ResponderEliminar
  5. Las fotos impresionantes; el texto, de lujo, y la metáfora con la propia vida y con nuestra efimera existencia, impecable. Porque que somos sino hojas llevadas por el viento. Vuelves fuerte, Jara.

    ResponderEliminar
  6. Esas hojas volveran al mar Jara, el viento las llevará se bañaran entre sus olas y moriran en él.
    Texto y fotos sabiamente hilvanados y llenos de belleza...Y querías que nos perdiéramos todo esto!!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. MUY BUENAS NOITES, Jara!!! El mar, origen de nuestra marcha evolutiva sobre la Tierra y también final en muchas visiones poéticas de la vida. No obstante, tampoco hay que obsesionarse demasiado con ello. Ahora bien, cuando leí por primera vez el post...me llamó mucho la atención la fuente que has usado y el color, tanto que no sabía a ciencia cierta en qué clave responder. De todos modos, el conjunto es hermoso y las fotos (algunas), bellísimas.

    Un besazo de nuestra parte!!!

    ResponderEliminar
  8. Que preciosidad de post.
    Emotivo, tierno y hermoso.
    Eres una genia.
    Te felicito.

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Me ha encantado este post, y las fotos son absolutamente maravillosas
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Las fotografías son impresionantes... creo que volverán al mar, de donde emergió la vida. Y tu poema un canto de nostalgia lleno de sentimientos y belleza.

    Un abrazo.
    Ángeles

    ResponderEliminar
  11. Hola Jara, con tus bellas palabras nos describes el día a día y digamos la vida de estas hojas que por cierto son preciosas las imágenes, el invierno remolón ahora si que nos enseño los dientes y bien que se sienten, gracias por tan bellas letras y como te he dicho las imágenes:)

    Besos.

    ResponderEliminar