¿Quedamos a tomar café?

Yo me dispongo a tomarme algún que otro cafetito mientras tecleo, intentando pensar con cada sorbo y escribir entre uno y otro disfrutando de un momento especial en el que pueda volcar ideas, opiniones, sobre libros, música, imágenes, dar rienda suelta a algún que otro desvarío, desahogar algún grito, espero que también algo de humor, a través de esta gran ventana virtual.

Abierta queda. Si alguien quiere tomarse un café conmigo bienvenido sea.

viernes, 18 de octubre de 2013

Un duro al año

A una hora en que la siesta ya debería estar superada...
                                                                           tras dar un repaso somero colocando cojines, recogiendo papeles, organizando aquí y allá, decidiendo que mejor enciendo el ordenador e intento escribir algo...
                                      Me encuentro con que el pc está ocupado por otro habitante de esta casa y a la espera de que lo deje libre me tumbo en el sofá a descansar los ojos...
     la cabeza está espesa pero intenta encontrar un sendero transitable que le lleve a una entrada (post) para acompañar el café del viernes...
                                                                   hay alguna cosilla a medias en el disco duro, pero pulirlas puede llevar tiempo y necesita una claridad mental incompatible con el algodón que embota mi cabeza...
                       Una voz me dice que ya tengo libre el ordenador y mascullo alguna palabra de reconocimiento que indica que he captado el mensaje...
                                                   sin duda hay un momento en que mi cerebro pasa del estado de plena consciencia a estar completamente traspuesto...
                                       sin embargo ese estado fuera de la realidad rescata de las profundidades de mi memoria un poema, que empiezo a recitar mentalmente...
                                                                                           hace muchos, muchos años lo mandó una tía mía en una de esas cartas que se escribían antes, no recuerdo con precisión la historia que nos contaba junto con el poema, pero creo que al leerlo se había acordado de mi padre (su hermano mayor), cuyo primer trabajo siendo muy niño fue de pastor...
                    me impresionó muchísimo leer aquel poema y entender la emoción de mi tía y por qué nos lo enviaba... 

Cuando mi cerebro ha salido de su aturdimiento o sueño o transposición he hecho dos cosas...

                rebuscar en mi caja de recuerdos infantiles hasta dar con la transcripción del poema que hice en mi antigua máquina de escribir y teclear en google el título para ver qué me encontraba, porque el poema venía con título pero sin autor... 
                                                                                                                  os dejo el resultado y la certeza de que cuando tu cerebro pide descanso hay que dárselo...





Un duro al año 

I

Monte arriba, cara al viento,
buscando reposo y calma,
íbame yo muy contento,
dándole descanso al alma,
y cuando al alto llegué,
y al dar la vuelta a la cima
un rebaño me encontré
que se me venía encima.

Avanzaban las ovejas
marchando al paso tranquilas,
y pasaban las parejas
al sonar de las esquilas:
y a los últimos reflejos
de los rayos vespertinos
las vi perderse a lo lejos
por los ásperos caminos.

Detrás de ellas, lentamente,
dando al aire una canción
y sacando indiferente
su mendrugo del zurrón,
venía un pastor, un niño,
un imberbe zagalejo,
que me inspiró ese cariño
que es tan súbito en un viejo.

-¡Hola! ¿eres el pastor?
-Sí señor, ¿qué se le ofrece?
-¿tienes padres? -no señor.
-¿cuantos años tienes? - Trece.
- ¿Y cuanto ganas, amigo?
- Un duro. - ¿al día? ¡anda maño!
- ¿Un duro al mes? - 
¡que no, digo!
- ¡Un duro al año!


II
Le dejé que se marchara
y en el monte me senté,
y avergonzado, la cara
en las manos oculté.


Pasaron por mi memoria
templos, palacios y reyes,
los aplausos y las glorias,
los discursos y las leyes,
los millones del banquero,
las fiestas del potentado,
réditos del usurero,
ladrones en despoblado,
fortunas mal heredadas
en el tapete perdidas,
cortesanas celebradas
de ricas galas prendidas,
los que de lujo se afanan,
tantas glorias, tanto daño...
y en tanto hay seres que 
ganan...


¡Un duro al año!


III
¡Un duro! ¡Oh Dios! 
¡Cuantas veces
lo habré derrochado Yo,
en miles de pequeñeces
que mi gusto me perdió!
en comer y no tener ganas,
en caprichos, en favores,
en vanidades humanas,
en guantes, coches y flores,
en un rato de placer,
en un litro sin valor,
en apostar, en beber,
en humo, en un buen olor...

Y ese duro que se olvida
en cuanto correr se deja,
era un año de la vida
de aquel niño que se aleja...

Y vi que somos peores
todos los seres humanos.
unos, falsos soñadores,
otros, falsos puritanos,
todos en el daño iguales
ante las llagas sociales;
y hay seres que en esa edad,
ignoran su propio engaño
 deben a la humanidad...

¡Un duro al año!


IV
¡No! Mientras el frío enero,
en una espantosa noche,
mi prójimo, por dinero,
me lleve a mi casa en coche; 

mientras de la mina obscura
saque el carbón tanta gente,
pasando tanta amargura
para que Yo me caliente;

mientras de la alegre fiesta
salga Yo, que siento y creo,
y al pobre que me moleste
le mande airado a paseo;

mientras derroche la moda,
y se gasten, grande o chico,
mil duros en una boda.
mil en entierros del rico,

y hasta el sol desigual sea
en dar al hombre sus rayos,
y haya niños con librea
que me sirvan de lacayos;
ni creo en leyes humanas
ni en el que las bombas tira...

¡Palabras! Palabras vanas.
¡Mentira, todo mentira!
No hay a las penas consuelos;
¡sufrir y siempre sufrir!

¡El Cristo se fue a los cielos,
pero volverá a venir!
Su reino será de espanto
sus leyes muy diferentes;

Y ha de subir a mil codos
mas alto el nuevo diluvio,
y en el moriremos todos;
y más alto que el Vesubio
nos ha de ver impasible
ese niño, ese pastor,

ya convertido en terrible
ángel exterminador,
y entre torrentes de lava
gritara de su alto escaño:
-Yo soy aquel que ganaba

¡Un duro al año!

V
Así a mis solas decía,
Solo, en la cumbre del monte,
Mientras el sol se escondía
en el rojizo horizonte,

en las sombras se ocultaban
lentamente las aldeas,
y en la ciudad humeaban
las fabriles chimeneas,

veíanse allá las cruces 
de las santas catedrales
y los rayos de las luces
de las fiestas mundanales,

allí viven reunidos 
los que se llaman cristianos,
entre el ruido y movimiento
de las modernas ciudades,
resumen triste y cruento
de las necias vanidades...

Y allá, perdido en la plana,
cantando, tras su rebaño,
iba aquel niño que gana

¡Un duro al año!


Eusebio Blasco (1844 - 1903)




A la memoria de mi padre que fue pastor cuando debía ser colegial y por todos los niños del mundo que hoy día cambian las aulas por las herramientas de trabajo.

22 comentarios:

  1. Pasan los años y los pobres siguen siendo pobres mientras que los ricos lo son cada vez más.

    No vamos bien.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Ay. Qué poema tan duro. Como "El niño yuntero" me ha puesto los pelos de punta.

    ResponderEliminar
  3. Un homenaje muy sentido, el poema tiene mucho pro decir, conmueve a todo el que se dejé llevar un poco, además tiene un trasfondo que lo hace atemporal :) Pese al algodón de tu cabeza, has sabido llegar al claro. Gracias por compartirlo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. ¡Cuántos recuerdos te tiene que traer....! Me ha gustado mucho, gracias por compartirlo con todos nosotros...!
    Un beso muy fuerte !

    ResponderEliminar
  5. Qué bonita historia, y el poema y todo :) Me has traído un montón de recuerdos, porque yo de niña pastoreé muchísimo durante mis vacaciones de verano. Una larga historia que no viene a cuento pero que hizo de mi infancia una infancia absolutamente feliz. Y hoy la has traído de recuerdo (como efecto secundario) gracias al homenaje que haces a tu padre.

    Gracias. Besos!

    ResponderEliminar
  6. Me sumo al homenaje a tu padre y a todos los que aún siguen ganando un duro al año. Da las gracias al "otro habitante" de tu casa, sin él no hubiésemos disfrutado de esta entrada.
    ¡Un besazo, Jara!

    ResponderEliminar
  7. Duro poema y dura denuncia social. Y el caso es que está completamente de actualidad. La pobreza es invisible para los poderosos, es un estorbo para los que se hacen llamar bienpensantes. La pobreza es, en sí misma, una denuncia. Los niños al cole, a aprender y a formarse y, sobre todo, a ser niños.

    ResponderEliminar
  8. La misma temática trata "Mi vaquerillo" de Gabriel y Galán.
    Malos tiempos para la infancia.

    ResponderEliminar
  9. No conocía este poema. Duro, bastante duro por la temática que trata. Y qué pena que siga siendo actual, que aún hay en el mundo muchos niños sin infancia... Y la diferencia entre ricos y pobres no para de crecer y crecer...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  10. Hola Jara, bello el poema a la vez que durisimo ya que es un tema que ya sea de pastoreo como en otros oficios los niños desde bien pequeños ya están trabajando, tu padre como tantos en aquellos tiempos fue un niño sin infancia pero es una pena que hoy en día siga pasando lo mismo en muchos lugares del mundo, bonito homenaje le haces a tu padre y en cierto modo también a tu tía:)

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Duro por realista el poema que nos traes hoy... y un hermoso homenaje a tu padre, Jara.
    Con tu permiso, lo copio. ;)
    Con nuestra óptica actual, es difícil entender esta vida infantil.
    Sin embargo, el estudio de la evolución de la idea de Infancia nos muestra que este sentimiento que tenemos hoy y la valoración que hacemos de esta etapa de la vida es relativamente reciente.
    Te pongo un enlace:
    http://www.utp.edu.co/~chumanas/revistas/revistas/rev30/alzate.htm
    Lo malo del asunto es que parece que hoy en día, damos un paso hacia atrás en este campo (como en otros por otra parte).
    Abrazo grande.

    ResponderEliminar
  12. ¡Que linda actualización querida Jara ! ¡ cuanto me ha gustado este Poema ! pero el tema es bien duro , en pleno s.XXI hay aún muchos miles de niños en el Mundo que tienen que dejar de estudiar y ponerse a trabajar . Tu padre sin duda fue un niño que no vivió su Infancia , que no supo lo que era jugar quizá y se hizo adulto antes de tiempo y en estos tiempos pasa igual aunque nos creamos que no . Me gusta mucho tu Dedicatoria porque es a tu padre y a todos esos niños que tienen que cambiar sus Libros por una herramienta de trabajo .
    Ahhhh ! ya he estrenado la Libreta que me has regalado , estaba deseando hacerlo . Estoy muy contenta por tus regalos , Jara , Gracias de nuevo.
    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
  13. La verdad es que es un poema especialmente duro pero que nos transporta a la realidad que estamos viviendo en pleno año 2013. Creo que antes había muchos niños que trabajaban de esta forma pero es que hoy en dia sigue pasando con lo que tanta evolucion y tantos adelantos nosirven basicamente mas que para enriquecer a unos pocos, como ha pasado siempre.
    un poema espectacular y una preciosa dedicatoria.
    Besotessssssssssssssssssssss

    ResponderEliminar
  14. Pues no hay mal que por bien no venga, carro sin buey y okupa de pc sin propiciar la inspiración del otro. Y lo digo porque el poema es una preciosidad, además de un reconocimiento a aquellos niños cuya infancia fue robada por unos tiempos que, Dios no lo quiera, repuntan en el horizonte.

    Un beso

    ResponderEliminar
  15. Que preciosidad de poema, Jara. Bonito no solo por su forma y lo que nos cuenta sino también por los recuerdes que, de seguro, evoca en tu memoria.
    ¡Besazos, guapa!

    ResponderEliminar
  16. Por supuesto que me sumo al homenaje y al agradecimiento. Me quedo con esta estrofa:
    "Y vi que somos peores
    todos los seres humanos.
    unos, falsos soñadores,
    otros, falsos puritanos..."

    Un besito.

    ResponderEliminar
  17. Me sumo a tu hermoso homenaje, tu reflexión, el poema rescatado y el sentimiento que destila. Todos conocemos personas así
    Besos

    ResponderEliminar
  18. Hay cosas que no cambian a pesar de que se quieran maquillar con colores de engaño.
    ¡¡¡Hola,Jara!!!
    Ya estoy aquí, de nuevo.
    He hecho las pruebas necesarias y los resultados han confirmado el pronóstico que, más o menos, sabía.
    Me quedan unos meses duros para luchar contra esta dolencia, pero lo bueno es que está localizada y no extendida.
    La Vida sigue y hay que hacerla seguir; por lo tanto esta semana comienzo a publicar en poesiayvivencias y volveré, siempre que me lo permita mi nueva Vida, a ver tu Hermoso Blog y comentar tus grandes pensamientos.
    ¡¡¡Gracias por estar siempre ahí!!! He sentido tus oraciones, tu energía, tus Esperanzas...Tu cariño.
    Eres una Maravillosa Mujer, llena de Ternura y Complicidad.
    Abrazos y besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra muchísimo tenerte por aquí de nuevo. Seguiremos compartiendo Poesíayviviencias, cafés y charlas para ayudar a que estos tiempos un poco difíciles lo sean menos.

      Un fuerte abrazo Pedro Luis

      Eliminar
  19. Gracias a todos por pasar a lo largo del fin de semana a compartir la poesía y el café. Como muchos habéis apuntado, lo más terrible y lo que más me llamó la atención mientras lo releía es que pasado más de un siglo desde que se escribió siga siendo, en lo básico, tan vigente.

    Abrazos y besos para todos.

    ResponderEliminar
  20. Exquisito homenaje a tu padre, Jara.
    Tristemente, el trabajo infantil puede retornar de seguir como andamos...:(
    B7s

    ResponderEliminar
  21. Me emociona leer esta preciosa poesía dedicada a ese pastor. Tu padre.
    Sabes, mi padre también fue pastor en sus años jóvenes y me ha traído muchos recuerdos.

    Besos Jara.

    ResponderEliminar