¿Quedamos a tomar café?

Yo me dispongo a tomarme algún que otro cafetito mientras tecleo, intentando pensar con cada sorbo y escribir entre uno y otro disfrutando de un momento especial en el que pueda volcar ideas, opiniones, sobre libros, música, imágenes, dar rienda suelta a algún que otro desvarío, desahogar algún grito, espero que también algo de humor, a través de esta gran ventana virtual.

Abierta queda. Si alguien quiere tomarse un café conmigo bienvenido sea.

miércoles, 21 de mayo de 2014

Aquel verano

Hace unos días, no recuerdo donde ni por qué, escuché una canción. Canción que no había vuelto a escuchar desde el tiempo, ya bastante lejano, de mi adolescencia. Perdida en los pliegues de mi memoria durante tanto tiempo, al salir a la luz, con ese poder evocador que tiene la música, se trajo pegados a ella aquellos días con una fuerza increíble y una gran añoranza se apoderó de mí.

Más de una vez he pensado que si existiera una sola oportunidad de volver a vivir un momento de mi vida, yo elegiría revivir el verano de mis quince años. Pero no para volver a ser joven y andar desde ese momento todo el camino ¡qué pereza! ¡con lo que me ha costado llegar hasta aquí! No, no quiero enmendar nada ni desfacer entuertos, ni de ese momento ni de ninguno posterior, para bien o para mal, el camino ya está trazado.

Lo que yo añoro es un estado de ánimo, una efervescencia del alma, esperanzas, anhelos,  sueños Un momento de mi vida en el que se concentran (o al menos mi memoria así ha querido guardarlo) unas emociones particularmente intensas.

Añoro la despreocupación de esos días, mi incapacidad para ser consciente de su fin. Ese espíritu chispeante donde todo parece posible, todo está aún por suceder y aún crees que algo grande y maravilloso te aguarda. En el que una mirada, una palabra y hasta una canción encierran la felicidad sin límites y la desesperación absoluta. No hay medida, no hay medias tintas. Todo se vive y se siente intensamente. La sensibilidad está a flor de piel y la risa y el llanto son las dos caras de la misma moneda.

Días de verano, de libertad, llenos de sol y de estrellas, vividos con el vértigo y la velocidad de una montaña rusa: tan pronto en las nubes como a ras del suelo. No, no todo en ese verano fue rosa y amarillo, tuvo sus momentos oscuros, indecisiones, dudas y traspiés.

Sin embargo, cómo desearía volver a vivirlos con la misma ingenuidad e inexperiencia, con la misma ilusión, con los mismos sueños y promesas, incluso con las que se rompieron. Tal como fueron, tal como yo era, con sus mismas risas y sus mismos llantos.

¡Ah! Volver a cantar esta canción al son de una guitarra, chicos y chicas sentados en un banco a la caída de la tarde y un anhelo sin nombre vibrando en cada nota.

video

Si tenéis curiosidad por la canción culpable de este rapto de añoranza y un poquito de paciencia, os dejo un vídeo de creación propia. Una versión que, muy lejos ya de los quince y cuando mis anhelos tienen nombre propio o una cifra seguida de cinco ceros, creo que puede ser el contrapunto ideal que ponga el broche final a la entrada.

Y ahora, no me digas que no lo has pensado nunca. ¿Si pudieras volver atrás con solo chasquear los dedos, a qué momento volverías tú? 


Un, dos, tres...



¡¡Feliz viaje al pasado!!


45 comentarios:

  1. No lo sé, estoy bien aquí ahora, Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es muy buena señal Amapola. Me alegro.

      Besos

      Eliminar
  2. Bueno a quien no le gustaria volver a los quince años? jajaja seguramente habrá veces que desearias volver a tal o cual situación pero si el momento que vives actualmente es bueno es mejor vivirlo a tope, claro que con quince años...... jejejeje
    Esa ranchera...... jejeje
    unos besotesssssssssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero volver sólo de visita, eh! Vivir los mejores días y de vuelta :)) Como dices, hay que vivir el presente a tope. sacarle el mejor partido.

      Besos

      Eliminar
  3. Hola Jara, ya lo creo que me gustaría volver a esos maravillosos años, como tu dices con sus risas y llantos pero que bonitos fueron, con la ranchera que has puesto me ha entrado la risa ya que yo tengo de recuerdo una muy parecida en el despecho y desamor, pero la mía la cantaba Rocio Durcal, hay me tenias cantándola a la vez que Rocio jeje, por cierto la que se escucha en el vídeo acompañando a la cantante eres tu?, esque para que veas como coincidimos jeje, que tiempos mas bonitos la verdad, bellos recuerdos nos traes con tu entrada Jara:)

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues son eso. tiempos pasados que guarda la memoria con un regusto especial y al final una sonrisa.
      La verdad es que esta canción no la recuerdo cantada por nadie en concreto. la cantábamos nosotros, las amigas sobre todo, en esas largas tardes de verano. Y no, yo no canto en el vídeo, ¡sólo canto en la estricta intimidad! por el bien ajeno, jajaja.

      Besos

      Eliminar
  4. Si que me gustaría volver a aquellos años pero quizás con la perspectiva que tengo ahora para sacarles todo el jugo posible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es una tentación irresistible que también ha pasado por mi cabeza, pero ¿sabes? creo que entonces lo estropearíamos.

      Besos

      Eliminar
  5. Coincido mucho con tus apreciaciones. Aunque quisiera poder cambiar alguna cosilla por ahí, pero temo el efecto mariposa que causaría, así que supongo que lo dejaría todo tal y como está. El camino está hecho, efectivametne. Pero sí es cierto que recuperaria ese estado vital, como si no hubiera mañana, cada día una vida. Y una vida intensa. Luego se van ganando miedos, poniendo puertas al campo, vas jalonando el camino de obligaciones y ataduras. Pero de vez en cuando conviene recobrar esa intensidad y ese "no hay mañana". Y que sea lo que tenga que ser. Vamos, dejar vía libre a la idiota, ya sabes ;)

    No me quedaría con un verano concreto, me quedaría con todos.Tuve muchos y muy felices, he sido muy afortunada en ese aspecto. Y tengo muchos momentos a los que volvería encantada, otros que ni arrimarme quiero, pero los buenos están ahí, son muchos y los he vivido. A la saca ;)

    La canción no puedo oirla/verla desde este ordenador. Volveré.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El efecto mariposa podría ser devastador, ese: "Y si..." no, creo que es mejor no menearlo.
      Lo imborrable son las sensaciones, vividas con una intensidad que ya no es posible. Yo creo que ni la idiota lo conseguiría ¿o es que yo la ato demasiado corto? :))

      Besos

      Eliminar
  6. Yo también añoro ese estado de ánimo.
    Esa ilusión, ese corazón desbocado...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hacerse mayor tiene sus ventajas, pero hay que reconocer que ese estado de ánimo es irrepetible.

      Besos

      Eliminar
  7. Mis quince años o mis treinta o hace dos años o ayer mismo "...cómo desearía volver a vivirlos… con la misma ingenuidad e inexperiencia, con la misma ilusión, con los mismos sueños y promesas, incluso con las que se rompieron. Tal como fueron, tal como yo era, con sus mismas risas y sus mismos llantos."
    Pues si hay días que me gustaría volver a vivir... pero como no es posible pues ¡a disfrutar del día de hoy! ;)
    Bonita entrada y reflexión, Jara.
    Ps No puedo escuchar el video ahora, así que volveré. ;) A ver si aprendo a hacerlos yo también (ya me he buscado tarea para el verano :D)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como tantas cosas, no pasa de ser un mero juego mental. El presente es lo que tenemos y hay que intentar aprovecharlo momento a momento. Pero esas sensaciones... son irrepetibles y la añoranza inevitable.

      Esperaré impaciente a que llegue el nuevo curso para ver los resultados de ese curso intensivo de montaje de vídeos, jejeje. Es cuestión de paciencia y práctica. Y de un ordenador en condiciones, que el mío ya está dando sus problemas, ¡ahora que he aprendido a manejar el programa! :))

      Besos

      Eliminar
  8. Entiendo perfectamente de lo que hablas y me identifico, solo que iría no a los 15, sino al verano de los 12 y 13. Nunca los olvidaré, pero por esas sensaciones que comentas, no por querer volver atrás etc. Los días de risas y lágrimas inocentes, ains. Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es exactamente eso Meg. Las sensaciones tan especiales e irrepetibles. Volver a empezar... no, gracias. Me quedo donde estoy :))

      Besos

      Eliminar
  9. Ahora, ahora. Vivir este ahora tan intensamente como siempre.
    Igual que cuando era adolescente.
    Ahora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dichosa tu, María Jesús. También pienso que hay que sacarle partido al presente, es lo que tenemos y hay que aprovecharlo, pero con la misma intensidad y con esas sensaciones... me temo que es difícil, aunque la consciencia y la experiencia también dan satisfacciones, por supuesto.

      Besos

      Eliminar
  10. MENUDA CURRADA LA DEL VÍDEO, JARA!!!! Y mira qué te digo, mi padre era un forofo de las rancheras así que me has recordado cuando las ponía en casa o en el coche. Y sobre eso de elegir un tiempo pasado, puessssss...no sabría decirte, lo cierto es que me encanta el presente, pero tengo la suerte de haber tenido una vida muy feliz y rodeado en mi infancia de familiares muy próximos que eran el espejo del amor y el cariño. PERO, si me pides uno en concreto...la tarde en que le pedí a Mari que fuera mi novia; una deliciosa tarde de otoño en un jardín. Ella tenía 17 y yo 20...Y PARECE QUE FUE AYER TARDE MISMO.

    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tiempo pasa volando y hay que sacarle todo el partido posible a cada momento, a cada edad, a cada experiencia. Ellas nos van conformando y no deseo volver atrás, ni cambiar nada. Es la añoranza sobre todo de ese estado de ánimo y de la intensidad de las emociones y las sensaciones que confluyen en ese momento particularmente.
      Gracias, Valaf por compartir tu recuerdo, que no se por qué no me ha sorprendido nada de nada, jejeje.

      En cuanto a la música, te diré que no recuerdo oír la canción en la radio, ni recuerdo a nadie en concreto cantándola. La cantábamos las chicas y los chicos, con guitarra o sin ella, en esas tardes largas y perezosas. En realidad hasta que no me puse a buscar vídeos, no descubrí que era una ranchera. Por supuesto, no encontré la versión que guarda mi recuerdo y al final tuve que reinventarla. ¡Y así ha salido! jajajaja.

      Besos

      Eliminar
  11. Es ciertoq ue hay cosas que nos hacen viajar a un momento especial. También lo es que hubo veranos, allá cuando la vida era en blanco y negro, que pasé despreocupada... pero sabes? dime tonta pero no añoro esa sensación.
    Supongo que suena raro, pero ahora me siento más consciente, y eso me hace sentir mejor, aunque a ratos me quite el sueño
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni tonta, ni raro.
      Valoro mucho la consciencia de la edad adulta, la capacidad de apreciar y juzgar y discriminar y valorar lo que nos rodea. Aunque nos desvele. Pero... a veces añoro la intensidad de las emociones.

      Besos

      Eliminar
  12. Los pelos se me han puesto de punta al leerte. No había medias tintas, no. O eras inmensamente feliz o te morías por las esquinas. Yo volvería a los dieciocho, a un día de septiembre que cambió mi vida - a la larga y de alguna forma la estropeó-, pero en esos momentos la dicha era tanta que siempre había dudado que se podía ser tan feliz. Tiempos en que la vida estaba por delante; en mi caso ahora está más bien por detrás, pero yo aún espero algo de ella, y es que siempre he sido un poco gilip...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira yo envidio esa esperanza tuya, ese esperar algo más.
      Estoy conforme con lo tengo, con lo que soy, y creo que hay que aprovechar el presente, porque es lo único cierto que tenemos entre la manos, pero sabes ese dicho que dice. "virgencita, virgencita, que me quede como estoy".
      Yo nunca he sido muy optimista :))

      Besos

      Eliminar
  13. Qué curiosidad con la canción :) a mie pasa con frecuencia esos flashbacks de radio nostalgias y me gusta. Lo que no, pensar en volver, las sensaciones van cambiando y gabas en unos aspectos y pierdes en otros. En algún punto, quizás, no quiera abandonar (por ejemplo, la ingenuidad) pero, en general me gusta ir acumulando vivencias.
    Un post precioso, como siempre :)
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como dices yo solo deseo un "flashbacks" momentáneo, una escapadita y vuelta. La idea de volver atrás para volver a andar todo el camino me pone los pelos de punta. No, estoy satisfecha de haber llegado hasta aquí, aceptando lo perdido y lo ganado. Aunque una simple canción provoque un ataque repentino de nostalgia :))

      Besos

      Eliminar
  14. Sí, a veces también añoro ese estado de ánimo... Pero volver... Si pudiera hacerlo con todo lo que sé ahora, si pudiera volver para hacer lo que ahora me arrepiento de no haber hecho, si pudiera tomar ahora las decisiones acertadas...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y crees que el nuevo camino y el resultado sería mejor que el tienes? Yo tengo muchas dudas de que "arreglar" una mala decisión pasada no provoque otros efectos o tengas otras consecuencias imprevisibles de las que quizá también nos arrepentiríamos. Pero creo que todos hemos tenido esa tentación alguna vez.
      Vamos a dejarlo en ataque de añoranza y a otra cosa :))

      Besos

      Eliminar
    2. No han sido malas decisiones... Más bien son decisiones que nunca tomé... Pero sí, mejor vamos a dejarlo en ataque de añoranza. No se puede volver para atrás. Quedarnos con lo aprendido y tomar las decisiones cuando hay que hacerlo.
      Besotes!!!

      Eliminar
  15. Quizás soy un bicho raro, pero no añoro ningún tiempo pasado...creo que debe interpretarse como una cosa muy positiva, señal de que no estoy tan mal, jajaja !!! Lo único que echo de menos es la piel tersa y sin arrugas, jajjaa !! Pero eso es tan irrelevante que ni me importa.
    Besos !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, es muy buena señal. La mejor forma de ser feliz es estar a gusto con lo que somos y tenemos, ¡¡incluidas las arrugas!! jajaja.

      Besos

      Eliminar
  16. ;))) Jara, me da que una entrada nostálgica de un gusto exquisito. Te cuento que me pones en un brete porque soy muy feliz en el presente, sin embargo...¡¡Elijo la carita de Jordi en el momento que cita!!...jaja...;P
    B7s

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como ya he comentado con otros amigos es una muy buena señal no sentir ninguna nostalgia especial por el tiempo pasado.
      Ahora bien, una pequeña escapada a ese momento especial y volver a ver esa carita..., ¡no me importaría colarme en él para verla yo también! jajajaja.

      Besos

      Eliminar
  17. Me gusta tu entrada llena de añoranza recordando tus 15 años.
    Cualquier otra época de mi vida menos la adolescencia. Fueron años muy difíciles para mí.
    Besos Jara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tendemos a pensar que la niñez siempre es un tiempo feliz y tampoco es así para todos. La adolescencia suele ser un tiempo difícil y complicado. Igual que yo destaco ese verano concreto hay muchas otras vivencias de ese tiempo que repetirlas sería una auténtica pesadilla. Por eso no me gustaría nunca volver atrás y rehacer el camino.
      Aquí estamos y hay que aprovechar el día a día, sacarle el máximo provecho que podamos.

      Besos

      Eliminar
  18. La Música nos hace volver a aquellos tiempos en los que todo era indecisión, rebeldía...espontaneidad.
    En cualquier caso; el camino ha sido bien trazado y sólo algunos momentos nos gustaría repetirlos.
    Gran Entrada llena de Vida y Melancolía.
    Abrazos y Besines.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es así Pedro Luis, lo hecho, hecho está. No es cuestión de arrepentirse, pero a veces es fácil sentir añoranza por momentos especialmente felices. Sobre todo la música nos transporta a otro tiempo casi sin darnos cuenta.

      Besos

      Eliminar
  19. La verdad es que yo también guardo buenos recuerdos de cuando tenía esos años , pero a pesar de ser ahora muchísimo más mayor , estoy bien como estoy aunque eso si, echando mucho de menos al amor de mi vida , la cuestión es vivir el ahora lo mejor que podamos . Si pudiera volver atrás me quedaría en el momento en que conocí a Luis y nos miramos , ahí me quedaría para siempre , pero claro , eso no es posible...
    Me ha encantado tu actualización y la Canción porque me ha traído muy buenos recuerdos. Gracias, Jara ! Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no es posible detener el tiempo y volver atrás. Por eso la nostalgia de vez en cuando se apodera de nosotros. No pasa nada siempre y cuando no nos detengamos en ella y vivamos intentando sacarle el mejor partido al presente.

      Besos

      Eliminar
  20. Que bonito lo que has escrito de recuerdo a ese verano, me quedo sde seguidora por que creo que vamos a ser muy buenas amigas. Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María. Muchas gracias por pasar a tomar este café y bienvenida. Estaré encantada de contar contigo cuando te apetezca volver.
      En la pelea que mantengo con mi tiempo, que nunca me llega para todo lo que quiero, pasé a hacerte una visita rápida y lo poquito que vi me gustó mucho. En cuanto pueda iré con más calma para empezar a conocernos mejor.

      Besos

      Eliminar
  21. Yo, también elegiría mi adolescencia, aunque aquél amor no ha dejado de dolerme todavía. Me identifico con todas esas maravillosas sensaciones que relatas
    Aquellos maravillosos años
    Soy Ana. He vuelto sin certificado, pero con toda mi existencia. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué alegría encontrarte por aquí de nuevo Ana! Se te ha echado de menos y siempre he deseado que fuera porque estabas felizmente ocupada.

      Las vivencias de ese tiempo, al menos en mi caso y veo que también en el tuyo, son tan intensas que dejan una huella profunda. Y al final, aunque aún pueda doler, queda esa impresión de haber sido un tiempo maravilloso.

      Besos

      Eliminar
  22. Buenoooo. Yo tengo 15 años. Así que no podría decirte si añoro el verano de los 15. Aún así, me ha encantado cómo lo has relatado.
    Un beso cielo! Nos leemos! Pásate!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lucía.
      No puedes añorar aún este u otro verano, pero espero que vivas estos años tan intensamente como para que dentro de unos cuantos los recuerdos como algo muy especial. ¡¡Aprovechalos a tope!!

      Estaré encantada de compartir cafés y letras contigo siempre que quieras. Me pasaré a hacerte una visita!

      Besos

      Eliminar