¿Quedamos a tomar café?

Yo me dispongo a tomarme algún que otro cafetito mientras tecleo, intentando pensar con cada sorbo y escribir entre uno y otro disfrutando de un momento especial en el que pueda volcar ideas, opiniones, sobre libros, música, imágenes, dar rienda suelta a algún que otro desvarío, desahogar algún grito, espero que también algo de humor, a través de esta gran ventana virtual.

Abierta queda. Si alguien quiere tomarse un café conmigo bienvenido sea.

miércoles, 23 de abril de 2014

¡¡Libros, libros, libros!!


¡¡Libros, libros, libros!!

Maravillosos, fieles libros. Amigos inseparables, compañeros del alma cuando callan y cuando hablan. El mundo entero a nuestro alcance. Todos los mundos posibles, imposibles o improbables caben en su interior, todo el tiempo pasado, presente o  futuro. ¡Qué placer meternos en la piel de reyes y guerreros, princesas, huérfanas, institutrices o condesas, dioses y demonios, dragones y unicornios! Ejercer todas las profesiones y sentir todas las pasiones. Todo cabe en los libros, todo brota de ellos. 

¿Pero el libro es la historia o el objeto que la contiene? 

Hasta hace poco una no podía existir sin el otro. Ahora la tecnología ha dado un vuelco a esos preciosos y preciados instrumentos mágicos llamados libros. A los que llevamos una larga relación con ellos nos cuesta aceptar la nueva presentación, pero aunque estoy segura de que todo buen amante de la lectura es un gran amante de los libros y si estuviera a nuestro alcance económico y físico todos seríamos bibliófilos vocacionales, lo cierto es que mi amor por los libros es superado por mi amor por la lectura, independientemente del soporte a través del que me llega. 

Así, cuando mi poder económico limitaba mucho mi acceso a los libros, nunca le hice ascos a cualquier otro medio de llegar a ella. Desde el intercambio de novelas y tebeos en los quioscos, a la lectura clandestina de los libros de los mayores, al intercambio y préstamo con familiares, amigos, conocidos y compañeros (con devolución), a las bibliotecas públicas y a los libros de bolsillo de papel parduzco, que en cuanto pasan de cierto número de páginas se desencuadernan antes de acabarlos, con el agravante de dejarte la salud visual en el empeño. Todo vale. Incluido el libro electrónico al que sin duda le falta el componente sentimental pero que gana puntos en muchos aspectos prácticos.

A mi me empujó a él la pura necesidad. Por más que intentaba la remodelación y adecuación de la librería y buscaba soluciones Ikea adaptables a los rincones más inverosímiles era evidente que la casa no daría de sí para acoger muchos más libros. Esta fue la razón decisiva, pero tiene además otras ventajas, como la ligereza que lo hace ideal para los que aprovechamos el transporte público para nuestro vicio o la comodidad de llevar muchos libros encima sin tener que pagar por el sobrepeso de la maleta a la hora de viajar.

En el día de hoy, fiesta mayor de los libros, me declaro su amante incondicional. De los libros objeto, con su portada y contraportada, con sus hojas de papel, con su tacto, su olor y su peso, con ese hormigueo que sientes en la punta de los dedos cuando lo abres por primera vez y el suspiro o la sonrisa o la lágrima o incluso el malestar o el enfado cuando llegas al punto final. Y el gesto al cerrarlo, cuando en unos casos lo estrechas contra tu pecho con un nudo en la garganta, como queriendo fundirte con él y en otros (afortunadamente, los menos) lo tiras con furia incapaz de comprender como ha podido el autor infringirte tal afrenta. Y declaro el placer que me produce poseer libros bellamente editados, alineados o superpuestos, pero a mi alcance, para su uso, abuso y disfrute en una estantería de mi casa.

Pero por encima de todo declaro mi pasión por leer, por descubrir historias y sumergirme entre maravillosas palabras, saborear una frase, paladear un párrafo y admirar a los autores capaces de escribir esas historias, aunque tenga que hacerlo en libros ajenos, en libros viejos de segunda o tercera mano, en libros de bolsillo, en manoseados y desvencijados libros de biblioteca o en libro electrónico.

¡¡Leer, leer, leer!!


23 comentarios:

  1. Leer es uno de los placeres más grandes y asequibles, lo comento también a propósito de mi post de hoy, que aúnque dedicado a García Marquez hablo de lo que representa la lectura en esa relación dual de escritor y lector, en el que uno recrea en su imaginación lo que el otro ha creado partiendo de la realidad o la fantasia, con decidida intencionalidad.
    Mi casa se lleno de libros hasta lo inverosimil y me cuesta no seguir comprando pero ya no tengo sitio ni orden. Suerte como tu dices que hoy se puede recurrir a otros soportes pero me gusta más el papel, el contacto con el libro, la butaca para leer en postura cómoda, el café al lado, la música de fondo... En fin, como tu dices, leer, leer, leer es una gran pasión.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Leer es mi pasión, la que me quita horas de sueños, la que me aporta tanto y nunca decepciona. Hace tiempo que leo en ebook, porque en casa todas las baldas están completas, son libros y no se retiran tienen muy bien ganado el lugar que ocupan. Pero cuando a mis manos llega un libro formato papel, el tacto, el olor, el reconocimiento antes de meterme de lleno en su historia, la calidad de su impresión,... me gusta tanto que hasta lo abrazo. Por mi, leería todos los libros en formato papel, pero cada vez son los menos.
    Un beso Jara

    ResponderEliminar
  3. No creo que pueda decir nada que no sepas o no supongas. Me ha encantado esta entrada sobre un placer compartido.
    Feliz Día del Libro
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Me uno a tu pasión y aunque de jóven y por falta de dinero no podía leer todo lo que quería, la inventiva me llevaba a conseguir libros "estirándolos" de la estantería de mi padre e incluso releyendo libros que tenía por casa...si llevas la pasión por la literatura dentro, consigues tu objetivo: leer.
    Besos !

    ResponderEliminar
  5. Enhorabuena por ese amante tan fiel,
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Leer es mi adicción, pero la falta de tiempo me tiene tasado ese bálsamo para mi espíritu.
    Me ha encantado que hayas convertido ese sustantivo, libro, por el verbo, leer. Todo un acierto.

    Besos Calados.

    ResponderEliminar
  7. Me ha encantado tu entrada de hoy! Yo también declaro mi pasión por leer, sea en el medio que sea.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  8. Preciosa entrada que por supuesto comparto.

    ResponderEliminar
  9. Compartimos pasión, qué te voy a decir. Y aunque también acepto digital como soporte lector de compañia, ¡cielos! el gusto del libro en papel, sobre todo cuando sabes que ese libro contiene sensaciones y emociones... Eso no tiene precio. Duele más cuando luego te sale rana, eso es verdad, pero también aprendes a seleccionar las compras en papel, el objeto de deseo que quieres tener en la estantería, levantar la vista y ver ahí...

    Sí, sin duda alguna, el mejor amigo y el más fiel.

    Besos!

    ResponderEliminar
  10. Me sumo a tu declaración, no se puede decir mejor, soy muy de papel, aunque cada vez más selectiva, porque materialmente es imposible tener más, un besote! :-D

    ResponderEliminar
  11. Pues mira, es cierto que, nos pongamos como nos pongamos, los nuevos soportes van a ir ganando terreno al papel de siempre. Quizá llegue el día en el cual, un estante lleno de libros a la vieja usanza, tan sólo esté al alcance de coleccionistas adinerados. Quizá, pero hoy no es ese día (parafraseando a Aragorn)...yo me declaro incondicional del tacto y el olor del papel (si es antiguo, mejor); declaro sentirme como un niño con zapatos nuevos cuando visitamos alguna feria del libro antiguo. Cierto que también tiramos del e-book, pero en lo posible nos remitimos a las tapas que guardan ese mundo lleno de historias al que te refieres.

    Un besazo!!!!

    ResponderEliminar
  12. Pues si.

    Leer es vivir mil vidas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Una declaración a la que solo le falta una cosa... una línea final donde podamos estampar nuestras firmas. Los libros como objeto de adoración pero sobre todo la lectura, ya sea por un medio u otro, a veces eso añade hasta más encantos a ciertas lecturas. La historia de como llegué a... quién me prestó tal... etc. etc.
    Espero que tuvieras un fantástico día del libro, a la altura de tu fantástica dedicatoria.
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Preciosa y completa entrada dedicada al libro.
    Aunque ya esta muy dicho. Leer siempre es un placer.
    Besos Jara.

    ResponderEliminar
  15. Hola!! Me ha gustado mucho tu blog!! Me uní!!
    Tengo un blog que hice hace poco…. ¿Lo visitarías y me dejarías un comentario??
    http://palabrasdearia.blogspot.mx/
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  16. ;))) Jara, te cuento que llegué a pensar que nunca me acostumbraría al libro electrónico, sin embargo...¡¡Lo he conseguido!!...;)))
    B7s

    ResponderEliminar
  17. "Dios los cría y ellos se juntan"... ¿verdad? Y por esto estamos todos aplaudiendo esta entrada :))
    Ya sabes lo mucho que comparto contigo y con todos este amor a los libros. Y sobre todo a la lectura aunque no termino de acostumbrarme al e-book... que por cierto he perdido en este último viaje...:((
    Besos de vuelta :)

    ResponderEliminar
  18. Cuanto tiempo sin tomarme una buena taza de café!!
    Yo también estoy con las nuevas tecnologías por cuestiones prácticas, pero no dejo de disfrutar hojeando los libros con sus tapas cuidadoras de las historias que guardan, con el aroma que desprenden al deslizar tu dedo por sus hojas, al leer sus primeras palabras....ir a una librería sigue siendo para mi, un viaje maravilloso lleno de aventuras....

    Besos

    ResponderEliminar
  19. Maravillosa Entrada dedicada al Libro, nuestro compañero en tantas ocasiones.
    Me encanta el olor a papel, ir pasando las hojas y poner un marca-páginas.
    Haría falta más tiempo y dedicar menos horas a otras cosas como la TV.
    Abrazos y Besines.

    ResponderEliminar
  20. Hola Jara, aunque un poco tarde me sumo por completo a lo que dices en tu gran entrada dedicada al libro, yo también he sido y soy amante de la lectura aunque últimamente la tengo un poquito abandona, pero pronto pondré remedio a eso, aunque se que cada vez el libro electrónico goza de mas seguidores, yo mientras pueda cogeré mi libro, me encanta tocarlo, oler a ese papel encuadernado y gozar en si de tenerlo en mis manos, se que eso se va perdiendo pero mientras pueda fuera libro electrónico:)

    Besos.

    ResponderEliminar
  21. Que me encanta la lectura a estas alturas creo que ya no es necesario ni que lo mencione, pero he de reconocer que adoro los libros también, los libros en papel. Colocarlos, limpiarlos, colocarles su marcapáginas y exlibris, tocarlos y olerlos cuando son nuevos, y viejos también,...Adoro los libros como objetos. Y me gusta tenerlos, ni cogerlos prestados en la biblio ni intercambiarlos, tenerlos conmigo. Y de esta pasión se deriva, claro, problemas serios de espacio en casa, apelotonados los libros por todas la esquinas, pero ahí sigo con mi s libros. La lectura digital, Jara, no es para mí. Pierde el halo romántico que supone para mí enfrentarme a una lectura.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  22. de momento no tengo mucho tiempo para leer...pero leer me ha apasionado siempre, devoraba todo lo que caía en mis manos...ahora son otros temas , de los cuales disfruto mas...llegara el verano y me tumbaré al sol, con uno en mis manos...besosss

    ResponderEliminar